Música Favorita

Música favorita

El Mariachi

A rededor de 1925, en la ciudad de México, los conjuntos de los músicos Cirilo Marmolejo y Concho Andrade, tocaban regularmente y con mucho éxito en la famosa cantina llamada “El Tenampa”. El mariachi del Andrade intervino, en la primera transmisión de radio en México y al año siguiente el grupo de Marmolejo hizo las primeras grabaciones de mariachi en disco.

Estas agrupaciones tocaban de manera alternada una semana dentro de la cantina y una semana afuera, así surgió la tradición de la plaza de Garibaldi.

Se sabe que durante la primera mitad del siglo XIX surgió en Cocula, Jalisco, el Mariachi Salinas, el cual, a  pesar de haber sido especialista en música vernácula, destacó también porque en sus interpretaciones utilizaron un guitarrón, dos violines, una vihuela y una chirimía.

La agrupación de Cirilo Marmolejo, el afamado Mariachi Vargas de Tecalitlán, introdujo la trompeta en el típico conjunto musical mexicano. Tecatitlán, introdujo la trompeta  en el típico conjunto musical mexicano, fue tal el éxito obtenido que el General Lázaro Cárdenas (1895-1970) invitó a dicha agrupación a su campaña electoral por la República. El resultado fue una revaloración del mexicano por este género de música regional.

Durante  El Porfiriato y el afrancesamiento nacional que lo acompañó, el desarrollo de la música de mariachi fue lento, ya que , junto al tequila, se le juzgó propio de las clases bajas, sin embargo, su cultura es tan valiosa que la UNESCO, en el 2011, catalogó al mariachi como patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. En la actualidad disfrutamos de Mariachis en fiestas tanto nacionales como extranjeras, hay en Japón, España, Canadá, Francia entre otros.

Mariachi

El origen del término mariachi es incierto, existe una versión la cual señala que se trata de una palabra típica de las cosas, grupo indígena prehispánico, habitante de la región Cocula, para referirse a las tarimas de madera en las que realizaban los bailes o Zapateados. En dicha región se ubica el actual estado de Jalisco al noreste de México.

Algunos creen que mariachi es una palabra mestiza formada por el castellano María y otro término de las cosas, shi que significa son, de tal forma que al unir ambas se obtiene mariachi.

Al darse cuenta del gusto de los lugareños por la música los frailes españoles decidieron utilizar dicho recurso como instrumento evangelizador.

Una tercera versión indica que mariachi surge del francés mariage, (matrimonio), término con el cual los franceses designaban a las bodas en México y a las música escuchada en dichas fiestas.

En la época de Porfirio Díaz (1830-1915) la vestimenta del mariachi comenzó a evolucionar, de su sombrero de paja y huaraches por el traje de gala de los hacendados.

La primera aparición que se conoce de un mariachi data de 1905, fecha en un grupo de músicos, dirigido por Justo Villa, conocido como “El cuarteto coculense”, solía presentarse en las fiestas de la época porfirista.

Música Mexicana del siglo XX

México es un país muy rico en historia música, podemos conocer sus orígenes gracias a la conservación de objetos antiguos.

El ritual en la música durante la época prehispánica se caracterizó por el uso de instrumentos, que se fabricaban a partir de elementos de la flora y fauna de la región, por ejemplo: los caparazones de tortuga sirvieron para la percusión y los caracoles de mar fueron las primeras herramientas musicales de viento. Durante el periodo virreinal (siglos XVI al XIX), rico en producción musical, se destacó la música religiosa.

En la época de la Revolución Mexicana se redujeron valiosas contribuciones a este arte universal. Por ejemplo, como canción popular, el tradicional corrido se convirtió en un eficaz instrumento de comunicación debido a su carácter narrativo que describía las batallas, las escenas de campaña militar,  las derrotas y los combates exitosos de los soldados y sus inseparables mueres, las soldaderas. También se cantaban los ideales de los heroicos forajidos, la cotidianidad y las costumbres del pueblo.

En ese mismo periodo de luchas intestinas entre la clase media, los obreros y los campesinos es cuando la música europea destacó en México, la ópera, por ejemplo, aunque también surgió el jarabe, género popular bailable del cual el conocido como tapatío es la mejor muestra.

Cuando los españoles llegaron al continente americano, la música, al igual que otros aspectos de la vida prehispánica, se resistieron a los procesos del mestizaje, sin embargo, los aportes musicales europeos se mezclaron con relativa rapidez al arte indígena, debido a la facilidad para interpretar y a las voces privilegiadas de los pueblos originarios.

Fue a inicios del siglo XIX que las influencias musicales provenientes de Europa se instalaron en el gusto popular mexicano. En los círculos sociales más selectos se bailaban valses vieneses, a diferencia de las reuniones populares, en las que prevalecían los sones y jarabes, así como las primeras canciones románticas.

En este periodo surgieron grandes compositores del Romanticismo, entre ellos l músico zacatecano Manuel María Ponce (1882-1948), considerado el fundador del nacionalismo musical mexicano.

Al término de la Revolución Mexicana llegó de Cuba el danzón. Como respuesta popular, se desarrolló en México el bolero y la música ranchera.

En los años 40, la Época de Oro del Cine Mexicano se caracterizó por sus canciones, elemento fundamental para que los artistas se colocaran en el gusto popular; ritmos importados del Caribe, como el mambo, se integraron rápidamente en la preferencia del pueblo mexicano.